Liber Turris vel Domus Dei

Sub Figurâ XVI

 

A∴A∴ 

Publicación en Clase D

 

Traducción de

Pyramidos Clerk House

 

 

0. Esta práctica es extremadamente difícil. El estudiante no puede esperar mucho éxito a menos que haya dominado completamente la práctica de Asana, y haya obtenido un éxito definido en las prácticas de meditación del Liber E y Liber HHH

 

Por otra parte, cualquier éxito en esta práctica es de un carácter sumamente elevado, y el estudiante es menos propenso a la ilusión y al autoengaño en esta que en casi cualquier otra práctica que Demos a conocer.

 

1. Primer Punto. El estudiante debe primero descubrir por sí mismo la posición aparente del punto en su cerebro de donde surgen los pensamientos, si es que existe tal punto.

Si no, debe buscar la posición del punto desde donde juzga los pensamientos.

 

2. Segundo Punto. Debe también desarrollar en sí mismo una Voluntad de Destrucción, o más aún una Voluntad de Aniquilación. Puede que la descubra a una inmensurable distancia de su cuerpo físico. No obstante debe alcanzarla y llegar a identificarse con ella incluso hasta el punto de olvidarse de sí mismo.

 

3. Tercer Punto. Que su Voluntad entonces observe vigilante el punto desde donde los pensamientos surgen, o el punto desde donde estos son juzgados, y que aniquile todo pensamiento tan pronto como llegue a percibirlo o juzgarlo.

 

4. Cuarto Punto. Luego, que cada pensamiento sea inhibido en su concepción.

 

5. Quinto Punto. Luego, que incluso las causas o tendencias que en caso de no ser restringidas dan lugar a pensamientos, sean descubiertas y aniquiladas.

 

6. Sexto y Último Punto. Que la verdadera Causa de Todo sea desenmascarada y aniquilada.

 

7. Esto se refiere a aquello de lo que hablaban los sabios de la antigüedad acerca del mundo destruido por el fuego; sí, el mundo destruido por el fuego.

 

8. (Este y los siguientes versos son de origen moderno.) Que el estudiante recuerde que cada Punto representa un logro definido de gran dificultad.

 

9. Que no se aventure con un Punto hasta que no esté totalmente satisfecho de su dominio con el anterior.

 

10. Esta práctica se refiere también a aquello de lo que escribió Fra P. en la siguiente parábola:

 

11.Vil es el ladrón de la fortaleza, corroído por la inquina;

Camarada en guerra con camarada; mutuamente se asfixian,

Frente a los invasores salvajes, ¡su Destino es una rifa! 

 

Allí todo es enfermedad y desdicha,

La virtud es un pecado, y la hombría es cobardía,

Una negrura intolerable todo lo desvía.

 

Ni el corazón del infierno tiene una sombra tan nociva;

Y sin embargo inocente y sin desfallecer, tan inofensiva;

Languidece en su prisión una doncella de alma limpia.

 

Encerrada por antojo del maestro mago ilusionista,

Ella frustra sus seducciones y su ira,

Y reza por el fuego de Dios que todo lo aniquila.

 

El Señor de los Ejércitos escuchó su melodía:

El Señor de los Ejércitos se enfureció viendo la injusticia.

Y liberó al sabueso de los cielos de su correa divina.

 

Vívido y violento golpeó el rayo y con su chispa,

Una vez que la torre se meció y quebró bajo su vista, 

Prendió un fuego inextinguible; se hizo ceniza.

 

Pero ese mismo fuego que sofocó al ladrón en su liza,

Y expulsó a cada ser de la lujuria y de la vida, 

Hizo de la dulce doncella una esposa divertida.

 

12. Y este:

 

13: Hay un pozo ante el Gran Trono Blanco

Cegado por los desperdicios de las eras;

Deleite de lagartos y desesperación de sabios;

Lleno de escombros y barro y sedimento y piedra.

 

Sólo el rayo de Su mano que se asienta,

Y asentará cuando del tirano el trono quede exento,

Puede purgar ese yermo de voluntades e inteligencias,

Brotando así la primavera en los eternos aposentos.

 

14. Y este:

 

15. Mercurio, Azufre y Sal,

¿Cuál de ellos manda entre de los tres?

 

La Sal es la Señora del Mar;

Señor del Aire es el Mercurio.

 

Ahora por la gracia de Dios aquí está la Sal

Fijada bajo la bóveda violeta.

 

Ahora por el amor de Dios purgada está

Con nuestro buen rocío Hermético.

 

Ahora por ese Dios en quien confiar

Sea nuestra Sal sófica consumida.

 

Entonces el Ojo verá al final

Tres en Uno y Uno en Tres,

 

Mercurio, Azufre y Sal, 

¡Coronados por la Alquimia Celestial!

 

Al Uno que envió los Siete

¡Gloria en el Altísimo Cielo!

 

A los Siete que son los Diez

¡Gloria en la Tierra! ¡Amén!

 

16. Y que las dificultades de esta práctica y los Resultados que la recompensan, sean descubiertas por medio del apropiado Ingenio del Practicus.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
Copyright © 2015-2018 Pyramidos Clerk House. Todos los derechos reservados