Liber E vel Exercitiorum

 

A∴A∴ 

Publicación en Clase B

 

Traducción de

Pyramidos Clerk House

 

 

I
 

1. Es absolutamente necesario que todos los experimentos sean registrados con detalle durante su realización o inmediatamente después.

 

2. Es sumamente importante anotar el estado físico y mental del experimentador o experimentadores.

 

3. Hay que anotar la hora y lugar de todos los experimentos; también las condiciones climáticas y en general todas las condiciones que puedan tener cualquier efecto en el experimento, ya sea como ayudas o como causas del resultado, o bien inhibiéndolo, o como fuentes de error.

 

4. La A∴A∴ no tomará constancia oficial de ningún experimento que no haya sido registrado adecuadamente de esta forma.

 

5. No es necesario en esta fase que declaremos plenamente la meta última de nuestras investigaciones; ciertamente, tampoco la entenderán quienes no se hayan hecho competentes en estas rutinas elementales.

 

6. Se anima al experimentador a que use su propia inteligencia y a que no dependa de ninguna otra persona o personas, por distinguidas que sean, incluso entre nosotros.

 

7. El registro escrito ha de ser elaborado de forma inteligible para que otras personas puedan beneficiarse de su estudio.

 

8. El libro John St. John, publicado en el primer número de The Equinox, es un ejemplo de esta clase de registro a cargo de un estudiante muy avanzado. No solamente está escrito como consideramos deseable, sino que también enseña el método.

 

9. Cuando más científico sea el registro, mejor, Sin embargo, hay que anotar las emociones, puesto que se cuentan entre los condicionantes.

 

Hay que escribir, por tanto, el registro con sinceridad y esmero; así, con la práctica, uno verá que se va aproximando más y más al ideal.

 

 

II

Clarividencia Física

 

1. Coge una baraja de (78) cartas del tarot. Barájala y corta. Saca una carta. Sin mirarla, trata de nombrarla. Escribe la carta que hayas nombrado y luego la carta que has sacado. Repite esto y haz una tabla con los resultados.

 

2. Este experimento probablemente resulte más fácil con una baraja antigua y genuina de cartas del tarot, preferiblemente una que haya usado para la adivinación alguien que entendiera realmente del tema.

 

3. Recuerda que hay que esperar nombrar la carta correctamente una de cada 78 veces. Ten cuidado también de excluir toda posibilidad de obtener el reconocimiento por medio de los sentidos ordinarios de la vista, el tacto o incluso el olfato.

 

4. Es mejor intentar primero la versión más fácil del experimento, que es adivinar únicamente el palo de la baraja.

 

5. Recuerda que en 78 experimentos deberías obtener 22 triunfos y 14 cartas de cada palo; así pues, sin clarividencia ninguna, puedes adivinar la carta correctamente dos de cada siete veces (aproximadamente) si nombras triunfos todos el tiempo.

 

6. Fíjate en que hay cartas que son armoniosas.

Por tanto, no sería un error grave nombrar el Cinco de Espadas (“El Señor de la Derrota”) en lugar del diez de Espadas (“El Señor de la Ruina”). En cambio, confundir el Señor del Amor (2 de Copas) con el Señor del Conflicto (5 de Bastos) demostraría que no estás acertando en absoluto.

 

7. Estas armonías hay que aprenderlas de memoria, de acuerdo con las numerosas tablas que se dan en 777.

 

8. A medida que progreses descubrirás que puedes distinguir el palo correctamente tres veces de cada cuatro, y que se producen muy pocos errores no armoniosos, mientras que en 78 experimentos serás capaz de nombrar la carta correctamente hasta 15 o 20 veces.

 

9. Cuando hayas llegado a esa fase, se te puede admitir a examen; y en caso de que lo apruebes, se te darán ejercicios más complejos y difíciles.

 

 

III
Asana-Postura

 

1. Tienes que aprender a sentarte perfectamente quieto y con todos los músculos en tensión durante periodos largos.

 

2. No debes llevar ninguna prenda que interfiera con la postura de ninguno de estos experimentos.

 

3. Primera posición: (el Dios): Siéntate en una silla; la cabeza alta, la espada recta, las rodillas juntas, las manos sobre las rodillas, los ojos cerrados.

 

4. Segunda posición: (El Dragón). De rodillas; las nalgas apoyadas en los talones, las puntas de los pies dobladas hacia atrás, la cabeza y la espalda rectas, las manos sobre los muslos.

 

5. Tercera posición: (El Ibis). De pie, cógete el tobillo izquierdo con la mano derecha, el índice de la mano libre sobre los labios.

 

6. Cuarta posición: (La Centella). Siéntate, con el talón izquierdo presionando el ano, el pie derecho posado sobre su punta, el talón cubriendo el falo; los brazos extendidos sobre las rodillas; la cabeza y la espalda rectas.

 

De izquierda a derecha y de arriba a abajo: El Ibis, El Dios, El Rayo, El Dragón.

 

7. Te sucederán varias cosas mientras estén practicando estas posiciones; tienes que analizarlas y describirlas con cuidado.

 

8. Anota la duración de la práctica; la severidad del dolor (si lo hay) que la acompaña, el grado de rigidez alcanzado y cualquier otra cuestión pertinente.

 

9. Cuando hayas progresado hasta el punto en que no se derrame ni una gota de un platillo lleno hasta los bordes de agua y colocado sobre tu cabeza durante una hora, y cuando ya no puedas percibir ni el más ligero temblor en ningún músculo; cuando, en resumen, puedas estar perfectamente inmutable y sin esfuerzo, serás admitido a examen; si lo apruebas, se te instruirá en prácticas más complejas y difíciles.
 

 

IV
Pranayama-Regularización de la Respiración

 

1. Estando en reposo en una de tus posiciones, ciérrate el orificio nasal derecho con el pulgar de la mano derecha y expulsa el aire lentamente y por completo por el orificio izquierdo, mientras tu reloj marca veinte segundos. Respira durante el mismo orificio durante diez segundos. Cambia de manos y repite con el otro orificio. Continúa haciéndolo durante una hora.

 

2. Cuando esto te resulte ya bastante fácil, aumenta los periodos a 30 y 15 segundos.

 

3. Cuando esto te resulte ya bastante fácil, pero no antes, expulsa el aire durante 15 segundos, coge aire durante 15 segundos y aguanta la respiración durante 15 segundos.

 

4. Cuando puedas hacer esto con total facilidad y comodidad durante una hora entera, practica expulsar el aire durante 40 segundos y cogerlo durante 20.

 

5. Cuando lo hayas conseguido, practica expulsar el aire durante 20, cogerlo durante 10 y aguantar la respiración 30 segundos.

 

6. Cuando esto ya te resulte perfectamente fácil, se te puede admitir a examen, y si lo apruebas, se te instruirá en prácticas más complejas y difíciles.

 

7. Descubrirás que la presencia de comida en el estómago, aunque sea en cantidades muy pequeñas, dificulta mucho estas prácticas.

 

8. Ten mucho cuidado de nunca forzar demasiado tus capacidades; sobre todo nunca te quedes tan sin aliento que te veas obligado a soltar el aire de forma rápida o entrecortada.

 

9. Esfuérzate en pos de la profundidad, la plenitud y la regularidad en tu respiración.

 

10. Durante estas prácticas es probable que ocurran diversos fenómenos notables, Hay que analizarlos y registrarlos meticulosamente.

 

 

V
Dharana-Control del Pensamiento

 

1. Constriñe la mente para que se concentre en imaginar un único objeto simple.

Los cinco tatwas resultan útiles para esto; son: un óvalo negro; un disco azul; una media luna plateada; un cuadrado amarillo; un triángulo rojo.

 

2. Pasa luego a combinaciones de objetos simples; p.ej., un óvalo negro dentro de un cuadrado amarillo, y así sucesivamente.

 

3. Pasa luego a objetos simples en movimiento, como por ejemplo un péndulo meciéndose, una rueda girando, etc. Evita los objetos vivientes.

 

4. Pasa luego a combinaciones de objetos en movimiento; p.ej., un pistón que sube y baja mientras se mece un péndulo. La relación entre ambos movimientos tiene que variar entre experimentos distintos. O incluso un sistema de volantes, discos excéntricos y regulador.

 

5. Durante estas prácticas, la mente debe restringirse por completo al objeto elegido; no hay que permitir que ningún otro pensamiento irrumpa en la conciencia. Los sistemas en movimiento deben ser regulares y armoniosos.

 

6. Anota cuidadosamente la evolución de los experimentos, la cantidad y naturaleza de los pensamientos intrusos, la tendencia del objeto en sí a desviarse de su rumbo asignado, así como cualquier otro fenómeno que se pueda presentar. Evita forzarte demasiado; esto es muy importante.

 

7. Pasa luego a imaginarte objetos vivientes; si eres hombre, preferiblemente a algún otro hombre al que conozcas y respetes.

 

8. En los intervalos entre estos experimentos, puedes intentar imaginar los objetos de los demás sentidos y concentrarte en ellos.

Por ejemplo, intenta imaginar el sabor del chocolate, el olor a rosas, el tacto del terciopelo, el sonido de una cascada o el tic-tac de un reloj.

 

9. Esfuérzate finalmente por sacarte de la cabeza todo objeto de cualquiera de los sentidos y evitar que surja cualquier pensamiento en tu mente.

Cuando pienses que has obtenido éxito en estas prácticas, preséntate a examen, y si lo apruebas se te asignarán prácticas más complejas y difíciles.

 


VI
Limitaciones Físicas

 

1. Es conveniente que descubras por ti mismo tus limitaciones físicas.

 

2. Para ello, averigua cuántas horas puedes aguantar sin comer ni beber antes de que ello interfiera gravemente con tu capacidad de trabajo.

 

3. Averigua cuánto alcohol puedes aguantar, y que formas de borrachera te afligen.

 

4. Averigua hasta dónde puedes caminar sin detenerte ni una vez; haz lo mismo bailando, nadando, corriendo, etcétera.

 

5. Averigua cuántas horas puedes pasar sin dormir.

 

6. Prueba tu resistencia con varios ejercicios gimnásticos, malabares con mazas y similares.

 

7. Averigua cuánto tiempo puedes guardar silencio.

 

8. Investiga todas las demás capacidades y aptitudes que se te ocurran.

 

9. Registra con meticulosidad y a conciencia todas estas cosas; porque te será exigido siempre de acuerdo con tus capacidades.

 


VII
Curso de Lecturas

 

1. Al principio el objeto de la mayoría de las prácticas anteriores no te quedará claro; pero por lo menos (¿quién lo puede negar?) te habrán enseñado determinación, precisión, introspección y muchas otras cualidades que son valiosas para todos los hombres en sus actividades ordinarias, de forma que en ningún caso habrás perdido el tiempo.

 

2. A fin de que obtengas cierta comprensión de la Gran Obra que hay más allá de estas nimiedades elementales, sin embargo, debemos mencionar que una persona inteligente obtendrá numerosos indicios de la naturaleza de ésta gracias a los siguientes libros, que hay que considerar contribuciones serias y eruditas al estudio de la naturaleza, aunque no necesariamente hay que confiar implícitamente en ellos.


El Yi King.
El Tao Te King.
Tannhauser de A. Crowley.
Las Upanishads.
El Bhagavad-Gita.
La voz del silencio.
Raja Yoga del Swami Vivekananda.
El Shiva Sanhita.
Los aforismos de Patanjali.
The Sword of Song.
El libro de los muertos.
Ritual y dogma de la alta magia.
El libro de la magia sagrada de Abramelín el Mago.
El Goetia.
El Hathayoga Pradipika.
La guía espiritual de Molinos.
La Historia de la filosofía de Erdmann.
The Star in the West (Capitán Fuller).
El Dhammapada.
Las preguntas del rey Milinda.
777 vel Prolegomena, etc...
Variedades de la experiencia religiosa (James).
Kabbala Denudata.
Konx Om Pax.

 

3. El estudio meticuloso de estos libros permitirá al alumno hablar el idioma de su maestro, y facilitará la comunicación con él.

 

4. El alumno ha de esforzarse por descubrir la armonía fundamental de estas obras tan variadas; para ello, le será mejor estudiar sus divergencias más extremas una junto a otra.

 

5. En cualquier momento en que lo desee, podrá solicitar examen de este curso de lecturas.

 

6. Durante todo este estudio y práctica elemental, hará bien en buscarse un maestro y mantenerse cerca de él, un maestro lo bastante competente como para corregirlo y aconsejarlo. No deberá desanimarse ante la dificultad de encontrar a la persona indicada.

 

7. Que recuerde también que no deberá depender de ese maestro ni creer en él. Deberá depender únicamente de sí mismo, y no dar crédito a nada en absoluto más que a lo que queda dentro de su propio conocimiento y experiencia.

 

8. Igual que al principio, también al final insistimos en la importancia vital del registro por escrito como único posible control de error derivado de las diversas cualidades del experimentador.

 

9. Así pues, que la obra sea realizada debidamente, sí, que sea realizada debidamente.

(Si se producen cualesquiera resultados importantes o notables, o bien si se presenta cualquier dificultad importante, hay que informar de inmediato a la A∴A∴ de las circunstancias).

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
Copyright © 2015-2018 Pyramidos Clerk House. Todos los derechos reservados