Liber AL Vel Legis

Sub Figurâ CCXX

Tal como se lo dictó LXXVIII a DCLXVI

 

A∴A∴ 

Publicación en Clase A

 

Traducción de

Pyramidos Clerk House

 

 

I

 

1. ¡Had! La manifestación de Nuit.

 

2. El desvelamiento de la compañía de los cielos.

 

3. Todo hombre y toda mujer es una estrella.

 

4. Todo número es infinito; no hay diferencia.

 

5. ¡Ayúdame, oh señor guerrero de Tebas, en mi desvelamiento ante los Hijos de los hombres!

 

6. ¡Sé tú Hadit, mi centro secreto, mi corazón y mi lengua!

 

7. ¡Mirad! esto os revela Aiwass, el ministro de Hoor-paar-kraat.

 

8. El Khabs está en el Khu, no el Khu en el Khabs.

 

9. ¡Adorad entonces al Khabs, y contemplad mi luz arrojada sobre vosotros!

 

10. Que mis siervos sean pocos y secretos: ellos gobernarán a los muchos y conocidos.

 

11. Esos son necios a los que los hombres adoran; tanto sus Dioses como ellos mismos son necios.

 

12. ¡Venid, hijos míos, bajo las estrellas, y tomad vuestro colmo de amor!

 

13. Estoy encima de vosotros y en vosotros. Mi éxtasis está en el vuestro. Mi gozo es ver vuestro gozo.

 

14. Arriba, el azul gemado es

     el esplendor desnudo de Nuit;

Ella se inclina en éxtasis para besar

     Los ardores secretos de Hadit.

El globo alado, el azul estrellado,

     Son míos, ¡oh Ankh-af-na-Khonsu!

 

15. Ahora debéis saber que el sacerdote elegido y apóstol del espacio infinito es el príncipe-sacerdote la Bestia, y que en su mujer llamada la Mujer Escarlata está dado todo el poder. Ellos reunirán a mis hijos bajo su manto: ellos llevarán la gloria de las estrellas a los corazones de los hombres.

 

16. Pues él es siempre un sol, y ella una luna. Pero a él pertenece la secreta llama alada, y a ella la luz inclinada de las estrellas.

 

17. Sin embargo vosotros no sois así elegidos.

 

18. ¡Arde sobre sus cejas, oh serpiente esplendorosa!

 

19. ¡Oh mujer de párpados azules, inclínate sobre ellos!

 

20. La clave de los rituales está en la palabra secreta que le he dado a él.

 

21. Para el Dios y el Adorador no soy nada: no me ven. Ellos habitan en la tierra; yo soy el Cielo, y no hay más Dios que yo, y mi señor Hadit.

 

22. Ahora, por lo tanto, me conocéis por mi nombre Nuit, y a él por un nombre secreto que le daré cuando al fin me conozca. Puesto que soy Espacio Infinito, y las Estrellas Infinitas del mismo, obrad vosotros del mismo modo. ¡No confundáis nada! No hagáis diferencia alguna entre una cosa y cualquier otra cosa, pues de ahí viene el daño.

 

23. Y el que se aproveche de esto, ¡que sea el jefe de todo!

 

24. Yo soy Nuit, y mi palabra es seis y cincuenta.

 

25. Dividid, sumad, multiplicad, y entended.

 

26. Entonces dijo el profeta y esclavo de la hermosa: ¿Quién soy yo, y cuál será el signo? Y así le respondió ella, inclinándose, una centelleante llama azul, tocándolo todo, penetrándolo todo, con sus hermosas manos sobre la tierra negra y su cuerpo flexible arqueado para el amor, sin que sus suaves pies dañaran las florecillas: ¡Ya lo sabes! Y el signo será mi éxtasis, la conciencia de la continuidad de la existencia, la omnipresencia de mi cuerpo.

 

27. Entonces el sacerdote respondió y le dijo a la Reina del Espacio, besando sus hermosas cejas, y con el rocío de su luz bañando su cuerpo entero en un dulce perfume de sudor:

Oh Nuit, continua de los Cielos, que sea siempre así; que los hombres no hablen de Ti como Una sino como Ninguna; y que no hablen de ti en absoluto, ¡puesto que eres continua!

 

28. Ninguna, susurró la luz tenue y feérica de las estrellas, y dos.

 

29. Pues estoy dividida por bien del amor, por la posibilidad de la unión.

 

30. Esta es la creación del mundo, que el dolor de la división no es nada, y el gozo de la disolución lo es todo.

 

31. ¡De esos necios y de sus aflicciones no os preocupéis en absoluto! Ellos sienten poco; y ese poco lo balancean con débiles gozos; pero vosotros sois mis elegidos.

 

32. ¡Obedeced a mi profeta! ¡Seguid las ordalías de mi conocimiento! ¡Buscadme a mí únicamente! Y así los gozos de mi amor os redimirán de todo dolor. Así es: lo juro por la bóveda de mi cuerpo; por mi corazón y lengua sagrados; por todo lo que puedo dar; por todo lo que deseo de vosotros.

 

33. Entonces el sacerdote cayó en un profundo trance o desvanecimiento, y le dijo a la Reina del Cielo: ¡Escríbenos las ordalías, escríbenos los rituales, escríbenos la ley!

 

34. Pero ella dijo: las ordalías no las escribo: una mitad de los rituales será conocida y la otra estará encubierta: la Ley es para todos.

 

35. Esto que escribes es el tripartito libro de la Ley.

 

36. Mi escriba Ankh-af-na-khonsu, el sacerdote de los príncipes, no cambiará ni una letra de este libro; pero para que no se cometan locuras, lo comentará con la sabiduría de Ra-Hoor-Khuit.

 

37.  También los mantras y los hechizos; el obeah y la wanga; el trabajo de la vara y el trabajo de la espada, los aprenderá y los enseñará.

 

38. Debe enseñar; pero puede hacer severas las ordalías.

 

39. La palabra de la Ley es θέλημα.

 

40. Quien nos llame Thelemitas no se equivocará, si estudia de cerca la palabra. Pues en ella hay Tres Grados, el Ermitaño, y el Amante, y el Hombre de la Tierra. Haz tu voluntad será el todo de la Ley.

 

41. La palabra del Pecado es Restricción. ¡Oh hombre! ¡No rechaces a tu mujer, si ella quiere! ¡Oh amante, si esa es tu voluntad, vete! No existe lazo que pueda unir lo dividido salvo el amor: todo lo demás es una maldición. ¡Malditos! ¡Malditos sean por los Eones! Infierno.

 

42. Abandonad ese estado de muchedumbre forzoso y aberrante. Así con todo lo vuestro, no tenéis más derecho que hacer vuestra voluntad.

 

43. Hacedla, y nadie se opondrá.

 

44. Pues la voluntad pura, libre de propósito, desprovista de la lujuria por el resultado, es perfecta en todos los sentidos.

 

45. El Perfecto y el Perfecto son un Perfecto y no dos. ¡No, no son ninguno!

 

46. La nada es una clave secreta de esta ley. Sesenta-y-uno la llaman los judíos. Yo la llamo ocho, ochenta, cuatrocientos y dieciocho.

 

47. Sin embargo ellos tienen la mitad: une tú con tu arte para que todo desaparezca.

 

48. Mi profeta es un tonto con su uno, uno, uno. ¿Acaso no son ellos el Buey, y ninguno según el Libro?

 

49. Abrogados quedan todos los rituales, todas las ordalías, todas las palabras y los signos. Ra-Hoor-Khuit ha tomado su asiento en el Este en el Equinoccio de los Dioses; y que Asar esté con Isa, quienes también son uno. Pero ellos no son de los míos. Que Asar sea el adorador, e Isa el sufridor; Hoor con su nombre secreto y esplendor será el Señor de la iniciación.

 

50. Hay algo que decir sobre la tarea del Hierofante. ¡Mirad! Hay tres ordalías en una, y esta puede darse de tres maneras. Lo grueso debe pasar a través del fuego; que lo fino sea puesto a prueba por el intelecto, y los más sublimes escogidos en lo más alto. Así tendréis estrella y estrella, sistema y sistema. ¡Que el uno no conozca bien al otro!

 

51. Hay cuatro entradas a un mismo palacio; el suelo de ese palacio es de plata y oro; también hay lapis lázuli y jaspe, y todos los perfumes insólitos: jazmín y rosa, y los emblemas de la muerte. Que atraviese las cuatro entradas, todas a la vez o una por una; que se alce en el suelo del palacio. ¿No se ha de hundir? Amn. ¡Ho! Guerrero, ¿y si tu siervo se hunde? Pero hay medios y medios. Sed hermosos por lo tanto: ¡vestíos con finas prendas, y comed ricos alimentos y bebed vinos dulces y vinos espumosos! También, ¡tomad vuestro colmo y voluntad de amor tal y como sea vuestra voluntad, cuando, donde y con quien sea vuestra voluntad! Pero siempre por mí.

 

52. Si no hacéis esto correctamente; si confundís las marcas del espacio, diciendo: Son una, o diciendo: Son muchas; si el ritual no es realizado siempre en mi honor, ¡entonces esperad los terribles juicios de Ra-Hoor-Khuit!

 

53. Esto regenerará el mundo, ese pequeño mundo que es mi hermana, mi corazón y mi lengua, a quien envío este beso. También, oh escriba y profeta, aunque te cuentes entre los príncipes, eso no te librará ni te absolverá. Sin embargo, que el éxtasis y el gozo de la tierra sean tuyos: ¡siempre A Mí! ¡A Mí!

 

54. No cambies ni el estilo de una letra, ¡pues he aquí! Tú, oh profeta, no has de ver todos los misterios ocultos en su interior.

 

55. El niño de tus entrañas; él los verá.

 

56. No lo esperes venir del Este, ni del Oeste, ni de ningún otro lugar esperado. ¡Aum! Todas las palabras son sagradas y todos los profetas son verdaderos, salvo que sólo entienden un poco; resuelven la primera mitad de la ecuación, y dejan la segunda sin abordar. Pero tú lo tienes todo iluminado, y algo, aunque no todo, en la oscuridad.

 

57. ¡Invocadme bajo las estrellas! El amor es la ley, el amor bajo la voluntad. Que los necios no confundan el amor, pues hay amor y amor. Está la paloma, y está la serpiente. ¡Escoged bien! Él, mi profeta, ha escogido, conociendo la ley de la fortaleza, y el gran misterio de la Casa de Dios. 

Todas estas viejas letras de mi Libro son correctas, pero צ no es la Estrella. Esto también es un secreto: mi profeta se lo revelará a los sabios.

 

58. Yo doy gozos inimaginables en la tierra: certeza y no fe, en esta vida, sobre la muerte; paz indecible, descanso, éxtasis, y tampoco pido nada en sacrificio.

 

59. Mi incienso está hecho de maderas y gomas resinosas, y no hay sangre en él, pues de mi cabello vienen los árboles de la Eternidad.

 

60. Mi número es el 11, como el de todos aquellos que son de los nuestros. También la Estrella de Cinco Puntas, con un Círculo en el Medio, y ese círculo en Rojo. Mi color es negro para los ciegos, pero azul y dorado para los que ven. También tengo una gloria secreta para aquellos que me aman.

 

61. Pero amarme es mejor que todas las cosas: si bajo las estrellas de la noche del desierto quemáis mi incienso ante mí, invocándome con un corazón puro, y la Serpiente llameando en su interior, os acercaréis a yacer un poco en mi seno. Por un beso estaréis dispuestos a darlo todo, pero quienes den una partícula de polvo lo perderán todo en ese mismo momento. Reuniréis bienes y reservas de mujeres y especias; llevaréis ricas joyas; excederéis a las naciones en esplendor y orgullo, pero siempre por amor a mí, y así alcanzaréis mi gozo. Os exhorto a que os presentéis ante mí con una simple túnica, y cubiertos con un rico tocado. ¡Os amo! ¡Os anhelo! Pálida o purpúrea, velada o voluptuosa, yo que soy toda placer y púrpura, y embriaguez del sentido más íntimo, os deseo. Poneos las alas, y despertad el esplendor enroscado en vuestro interior, ¡venid a mí!

 

62. En todos mis encuentros con vosotros dirá la sacerdotisa (y sus ojos arderán con deseo mientras se yergue desnuda y gozosa en mi templo secreto) ¡A Mí! ¡A Mí! Convocando la llama de los corazones de todos en su canción de amor.

 

63. ¡Cantadme la arrebatadora canción de amor! ¡Quemadme perfumes! ¡Llevad joyas por mí! ¡Bebed por mí, pues os amo! ¡Os amo!

 

64. Soy la hija de párpados azules del Crepúsculo; soy la brillantez desnuda del voluptuoso cielo nocturno.

 

65. ¡A Mí! ¡A Mí!

 

66. La Manifestación de Nuit llega a su fin.

 

 

II

 

1. ¡Nu! El ocultamiento de Hadit.

 

2. ¡Venid todos vosotros! Y aprended el secreto que aún no ha sido revelado. Yo, Hadit, soy el complemento de Nu, mi esposa. No estoy extendido, y Khabs es el nombre de mi Casa.

 

3. En la esfera soy el centro situado en todas partes, así como ella, la circunferencia, no se encuentra en parte alguna.

 

4. Sin embargo ella será conocida mientras que yo no.

 

5. ¡Mirad! Los rituales de los viejos tiempos son negros. ¡Que los malvados sean descartados; que los buenos sean purgados por el profeta! Así este Conocimiento marchará correctamente.

 

6. Soy la llama que arde en el corazón de los hombres, y en el corazón de toda estrella. Soy Vida, y el dador de Vida, y sin embargo el conocerme es conocer la muerte.

 

7. Soy el Mago y el Exorcista. Soy el eje de la rueda, y el cubo del círculo. "Venid a mí" son palabras necias, pues yo soy el que voy.

 

8: Quien haya adorado a Heru-pa-kraath me ha adorado a mí; mal, pues yo soy el adorador.

 

9. Recordad todos vosotros que la existencia es gozo puro, y que todos los pesares no son sino sombras: pasan y se terminan, pero está aquello que permanece.

 

10. ¡Oh profeta! Tienes mala voluntad para aprender esta escritura.

 

11. Te veo odiar la mano y la pluma; pero yo soy más fuerte.

 

12. Porque hay un yo en Ti que no conocías.

 

13. ¿Por qué? Porque tú eras el conocedor, y yo.

 

14. Ahora que caiga un velo sobre este santuario. ¡Ahora que la luz devore a los hombres y se los trague con ceguera!

 

15. Pues yo soy perfecto, No siendo; y mi número es el nueve para los necios, pero para el justo soy el ocho, y uno en ocho, Lo cual es vital, porque no soy ninguno realmente. La Emperatriz y el Rey no me pertenecen, pues hay un secreto aún mayor.

 

16. Soy la Emperatriz y el Hierofante. Así pues soy once, igual que mi esposa es once.

 

17. ¡Escuchadme, pueblo suspirante!

     Las penas del dolor y el arrepentimiento

Pertenecen a los muertos y los moribundos,

     La gente que aún no me conoce.

 

18. Están muertos, estos sujetos; no sienten. No somos para los pobres y los tristes; los señores de la tierra son nuestros parientes.

 

19. ¿Va Dios a vivir en un perro? ¡No! Pero los más elevados son de los nuestros. Se regocijarán, nuestros elegidos; quienes se afligen no son de los nuestros.

 

20. Belleza y fortaleza, risa saltarina y deliciosa languidez, fuerza y fuego, son de los nuestros.

 

21. No tenemos nada que ver con los marginados y los incapaces: que mueran en su miseria. Pues ellos no sienten. La compasión es el vicio de los reyes: pisotead a los miserables y los débiles: esta es la ley de los fuertes: esta es nuestra ley y el gozo del mundo. No pienses, oh rey, en esa mentira: Que Tú Has de Morir: en verdad no has de morir, sino vivir. Ahora que se entienda esto: Si el cuerpo del Rey se disuelve, permanecerá en puro éxtasis para siempre. ¡Nuit! ¡Hadit! ¡Ra-Hoor-Khuit! El Sol, la Fortaleza y la Visión, la Luz: estas son para los sirvientes de la Estrella y la Serpiente.

 

22. Soy la Serpiente que otorga Conocimiento y Deleite y brillante gloria, y conmueve los corazones de los hombres con ebriedad. Para adorarme tomad vino y drogas extrañas desde donde yo hablaré a mi profeta, ¡y embriagaos con ellas! No os harán daño en absoluto. Es una mentira, esa tontería contra uno mismo. La exposición de la inocencia es una mentira. ¡Sé fuerte, oh hombre! Disfruta, goza de todas las cosas del sentido y el arrebato: no temas que ningún Dios te niegue por esto.

 

23. Estoy solo: no hay Dios donde yo estoy.

 

24. ¡Mirad! Estos son graves misterios, pues son también los de mis amigos ermitaños. Pero no esperes encontrarlos en el bosque ni en la montaña, sino en lechos de color púrpura, acariciados por magníficas bestias de mujeres de largos miembros, con fuego y luz en sus ojos, y masas de cabello llameante sobre ellas; allí los encontrarás. Los verás soberanos, al mando de ejércitos victoriosos, en toda su alegría; y habrá en ellos una alegría un millón de veces más grande que esta. ¡Cuidado con que uno fuerce al otro, Rey contra Rey! Amaos uno al otro con corazones ardientes; pisotead a los inferiores en la feroz lujuria de vuestro orgullo, en el día de vuestra ira.

 

25. ¡Estáis contra el pueblo, oh mis elegidos!

 

26. Soy la Serpiente secreta enroscada y a punto de saltar; en mi enroscamiento hay gozo. Si levanto mi cabeza, yo y mi Nuit somos uno. Si inclino la cabeza y escupo veneno, hay arrebato en la tierra, y yo y la tierra somos uno.

 

27. Hay gran peligro en mí, pues aquel que no entienda estas runas cometerá un gran error. Caerá en el foso llamado Porqué, y allí perecerá con los perros de la Razón.

 

28. ¡Ahora una maldición sobre Porqué y su parentela!

 

29. ¡Sea Porqué maldito para siempre!

 

30. Si la Voluntad se detiene y grita Por qué, invocando a Porqué,  la Voluntad se detiene y no hace nada.

 

31. Si el Poder pregunta por qué, el Poder es debilidad.

 

32. La razón también es una mentira, pues existe un factor infinito y desconocido; y todas sus palabras están retorcidas.

 

33. ¡Ya es suficiente con Porqué! ¡Que sea condenado como un perro!

 

34. Pero vosotros, oh mi gente, ¡levantaos y despertad!

 

35. ¡Que los rituales sean ejecutados como es debido, con gozo y belleza!

 

36. Hay rituales de los elementos y fiestas de los tiempos.

 

37. ¡Una fiesta para la primera noche del Profeta y su Esposa!

 

38. Una fiesta para los tres días de la escritura del Libro de la Ley.

 

39. Una fiesta para Tahuti y el hijo del Profeta. ¡Secreta, oh Profeta!

 

40. Una fiesta para el Ritual Supremo, y una fiesta para el Equinoccio de los Dioses.

 

41. Una fiesta para el fuego y una fiesta para el agua. ¡Una fiesta para la vida y una fiesta más grande aún para la muerte!

 

42. ¡Una fiesta cada día en vuestros corazones en el gozo de mi arrebato!

 

43. ¡Una fiesta cada noche ante Nu, y el placer del deleite más extremo!

 

44. ¡Sí! ¡Festejad! ¡Regocijaos! No hay temor de aquí en adelante. Está la disolución, y el éxtasis eterno en los besos de Nu.

 

45. Hay muerte para los perros.

 

46. ¿Fracasas? ¿Te arrepientes? ¿Hay miedo en tu corazón?

 

47. Donde yo estoy eso no existe.

 

48. ¡No os compadezcáis de los caídos! Nunca los conocí. No soy para ellos. Y no consuelo: odio al consolado y al que consuela.

 

49. Soy único y conquistador. No pertenezco a los esclavos que perecen. ¡Sean condenados y mueran! Amén. (Esto es de los 4: hay una quinta que es invisible, y en su interior soy como un bebé en el interior de un huevo.)

 

50. Soy azul y dorado a la luz de mi esposa, pero hay un destello rojo en mis ojos, y mis centelleos son púrpuras y verdes.

 

51. Púrpura más allá del púrpura, es la luz más allá de la visión.

 

52. Hay un velo, y ese velo es negro. Es el velo de la mujer modesta; es el velo de la tristeza y el manto de la muerte; nada de esto me pertenece. Echad abajo ese mentiroso espectro de los siglos: no veléis vuestros vicios con palabras virtuosas: esos vicios son mi servicio; hacedlo bien, y os recompensaré de aquí en adelante.

 

53. No temas, oh profeta, cuando estas palabras sean dichas, no te arrepentirás. Eres enfáticamente mi escogido; y benditos son los ojos que mires con alegría. Sin embargo yo te ocultaré con una máscara de tristeza: quienes te vean temerán que hayas caído: pero yo te levantaré.

 

54. En vano gritarán sus necedades de que no significas ni vales nada: tú lo revelarás: tu sacarás provecho: son los esclavos del porqué: no son de los míos. Las pausas como tú desees. ¿Las letras? ¡No las cambies ni en estilo ni en valor!

 

55. Obtendrás el orden y valor del alfabeto inglés, y encontrarás nuevos símbolos que atribuirle.

 

56. ¡Fuera! Quienes os burláis; aunque riais en mi honor no reiréis mucho tiempo: luego cuando estéis tristes, sabréis que os he abandonado.

 

57. El que es justo seguirá siendo justo; el que es inmundo seguirá siendo inmundo.

 

58. ¡Sí! No esperéis cambiar: seréis como sois, y no de otra manera. Por tanto, los reyes de la tierra serán Reyes para siempre, y los esclavos servirán. Nadie ha de ser derribado ni elevado; todo será como siempre fue. Sin embargo tengo sirvientes que están enmascarados: puede que aquel mendigo sea un Rey. Un Rey puede escoger su vestimenta como sea su voluntad: no hay forma segura de demostrarlo: pero un mendigo no puede ocultar su pobreza.

 

59. ¡Cuidado entonces! ¡Amad a todos, no sea que por ventura sea un Rey encubierto! ¿Eso dices? ¡Necio! Si es un Rey, no puedes dañarlo.

 

60. ¡Por lo tanto golpea fuerte y bajo y al infierno con ellos, maestro!

 

61. Hay una luz ante tus ojos, oh profeta, una luz indeseada, la más deseable.

 

62. Me elevo en tu corazón, y los besos de las estrellas llueven con fuerza sobre tu cuerpo.

 

63. Te agotas en la voluptuosa plenitud de la inspiración; la expiración es más dulce que la muerte, más rápida y risueña que una caricia del gusano del Infierno.

 

64. ¡Oh! Estás vencido: estamos sobre ti, y nuestro deleite te cubre por entero. ¡Salve! ¡Salve, profeta de Nu! ¡Profeta de Had! ¡Profeta de Ra-Hoor-Khu! ¡Regocíjate! ¡Ven ahora en nuestro esplendor y arrebato! ¡Ven a nuestra paz apasionada, y escribe dulces palabras a los Reyes!

 

65. Yo soy el Maestro. Tú eres el Santo Elegido.

 

66. ¡Escribe, y encuentra éxtasis en la escritura! ¡Trabaja, y fabrica nuestro lecho con el trabajo! ¡Emociónate con el gozo de la vida y la muerte! ¡Ah! Tu muerte será hermosa, quienes la vean se alegrará. Tu muerte será el sello de la promesa de nuestro longevo amor. ¡Ven! ¡Eleva tu corazón y regocíjate! Somos uno; somos ninguno.

 

67. ¡Aguanta! ¡Aguanta! ¡Llévame en tu arrebato, no caigas desvanecido por los excelentes besos!

 

68. ¡Más fuerte! ¡Sujétate! ¡Levanta tu cabeza! No respires tan profundamente: ¡muere!

 

69. ¡Ah! ¡Ah! ¿Qué siento? ¿Está agotada la palabra?

 

70. Hay ayuda y esperanza en otros encantamientos. La sabiduría dice: ¡sé fuerte! Así podrás soportar más gozo. No seas animal, ¡refina tu arrebato! Si bebes, bebe según las ocho y noventa reglas del arte: si amas, excede en delicadeza; y si haces algo gozoso, ¡que haya sutileza en ello!

 

71. ¡Pero excede! ¡Excede!

 

72. ¡Esfuérzate siempre por más! Y si eres mío verdaderamente (y no lo dudes, y si eres siempre gozoso!) la muerte es la corona de todo.

 

73. ¡Ah! ¡Ah! ¡Muerte! ¡Muerte! Anhelarás siempre la muerte. La muerte te está vedada, oh hombre.

 

74. La duración de tu anhelo será la fuerza de su gloria. Quien vive largamente y desea mucho la muerte es siempre un Rey entre Reyes.

 

75. ¡Sí! Escucha los números y las palabras.

 

76. 4 6 3 8 A B K 2 4 A L G M O R 3 Y X 24 89 R P S T O V A L. ¿Qué quiere decir esto, oh profeta? No lo sabes, nunca lo sabrás. Viene uno que te seguirá: él lo expondrá. Pero recuerda, oh elegido, ser yo; seguir el amor de Nu en el cielo iluminado de estrellas; reparar en los hombres, y traerles esta alegre palabra.

 

77. ¡Sé orgulloso y poderoso entre los hombres!

 

78. ¡Álzate! ¡Pues no hay nadie como tú entre los hombres y los Dioses! Álzate, oh mi profeta, tu estatura sobrepasará las estrellas. Adorarán tu nombre, de cuatro escuadras, místico, maravilloso, el número de un hombre; y el nombre de tu casa 418.

 

79. El fin del ocultamiento de Hadit, ¡y bendito y adorado sea el profeta de la Hermosa Estrella!

 

 

III

 

1. Abrahadabra, la recompensa de Ra-Hoor-Khut.

 

2. Hay división de aquí en adelante; hay una palabra desconocida. La ortografía ha muerto; todo es nada. ¡Cuidado! ¡Aguanta! ¡Izad el encantamiento de Ra-Hoor-Khuit!

 

3. Que ante nada se entienda que soy un dios de Guerra y Venganza. Las impartiré con dureza.

 

4. ¡Escoge una isla!

 

5. ¡Fortifícala!

 

6. ¡Abónala con ingenios de guerra!

 

7. Yo te daré un ingenio de guerra.

 

8. Con él golpearás a los pueblos; y ninguno quedará ante ti.

 

9. ¡Estate al acecho! ¡Retírate! ¡Cae sobre ellos! Ésta es la Ley de la Batalla por la Conquista: así pues, me adorarás en mi casa secreta.

 

10. Coge la estela de la revelación; colócala en tu templo secreto, y ese templo ya está correctamente dispuesto, y será tu Alquibla para siempre. No se desteñirá, sino que colores milagrosos volverán a ella día tras día. Enciérrala en vidrio trabado como prueba ante el mundo.

 

11. Ésta será tu única prueba. Prohíbo las discusiones. ¡Conquista! Con eso hay suficiente. Te facilitaré la obstrucción de la casa en desorden de la Ciudad Victoriosa. Tú la comunicarás con adoración, oh profeta, aunque no te guste. Encontrarás peligros y problemas. Ra-Hoor-Khu está contigo. Adórame con fuego y con sangre; adórame con espadas y con lanzas. Que la mujer esté ceñida con una espada ante mí: que la sangre corra en mi nombre. Pisotea a los Paganos, estate por encima de ello, oh guerrero, ¡yo te daré de su carne para comer!

 

12. Sacrifica ganado, pequeño y grande. Después un niño.

 

13. Pero no ahora.

 

14. Verás llegar el momento, oh bendita Bestia, ¡tú y tu Concubina Escarlata de su deseo!

 

15. Os entristeceréis por ello.

 

16. No abarquéis las promesas con demasiado entusiasmo, y no temáis someteros a las maldiciones. Vosotros, ni siquiera vosotros, no conocéis el significado de todo esto.

 

17. No temáis en absoluto; no temáis ni a hombres ni a Destinos, ni a dioses, ni a nada. No temáis al dinero, ni a la risa de los necios, ni a cualquier otro poder en los cielos ni sobre la tierra ni bajo la tierra. Nu es vuestro refugio así como Hadit es vuestra luz; y yo soy el poder, la fuerza, el vigor, de vuestros brazos.

 

18. No os apiadéis: ¡condenados sean quienes se compadecen! Matad y torturad, no escatiméis, ¡estad por encima de ellos!

 

19. Llamarán a esa estela la Abominación de la Desolación; contad bien su nombre, y se os mostrará como 718.

 

20. ¿Por qué? Por la caída de Porqué, que no está ahí de nuevo.

 

21. Coloca mi imagen en el Este; adquirirás una imagen que yo te mostraré, especial, no muy diferente a aquella que conoces. Y te será repentinamente fácil hacer esto.

 

22. Agrupa las otras imágenes a mi alrededor para respaldarme, y que todas sean adoradas, pues están reunidas para exaltarme. Yo soy el objeto visible de adoración; los otros son secretos; son para la Bestia y su Esposa, y para los ganadores de la Ordalía X. ¿Qué es esto? Ya lo sabrás.

 

23. Como perfume mezcla harina y miel y densos posos de vino tinto; luego añade aceite de Abramelín y de oliva, y después suavízalo y amásalo con sangre fresca.

 

24. La mejor sangre es la de la luna, mensual; después la sangre fresca de un niño, o la que cae de la hueste del cielo; después la de los enemigos; después la del sacerdote o los adoradores, y por último la de algún animal, no importa cuál.

 

25. Luego quémalo. Haz pasteles de ello y cómetelos en mi honor. Esto tiene también otro uso, deposítalos ante mí, y mantén los tiernos con los perfumes de tu oración; se llenarán de escarabajos por así decir y de cosas reptantes que son sagradas a mí.

 

26. A estos mátalos, nombrando a tus enemigos; y estos caerán ante ti.

 

27. También te proporcionarán lujuria y el poder de la lujuria al comerlos.

 

28. Y te harán fuerte en la guerra.

 

29. Aún más, que sean conservados por largo tiempo, y serán mejores, pues se henchirán con mi fuerza. Todo ante mí.

 

30. Mi altar está hecho de latón enrejado. ¡Quémalos encima en plata u oro!

 

31. De Occidente viene un hombre rico que verterá su oro sobre ti.

 

32. ¡Forja acero del oro!

 

33. ¡Estate listo para huir o para golpear!

 

34. Sin embargo tu lugar sagrado permanecerá intacto a lo largo de los siglos; aunque con fuego y espada sea incendiado y destrozado, allí seguirá levantándose una casa invisible, que permanecerá hasta la caída del Gran Equinoccio, cuando Hrumachis surja y el de la doble vara ocupe mi trono y mi lugar. Otro profeta surgirá, y traerá fiebre fresca de los cielos; otra mujer despertará la lujuria y la adoración de la Serpiente; otra alma divina y otra bestia se mezclarán en el sacerdote del globo; otro sacrificio manchará la tumba; otro rey reinará, ¡y la bendición ya no será vertida en honor del místico Señor de Cabeza de Halcón!

 

35. La mitad de la palabra de Heru-ra-ha, llamada Hoor-pa-kraat y Ra-Hoor-Khut.

 

36. Entonces le dijo el profeta a Dios:

 

37. Te adoro en la canción...

Soy el Señor de Tebas y

     El inspirado portavoz de Mentu;

Por mí se desvela el cielo velado,

     El suicida Ankh-af-na-khnosu

Cuyas palabras son verdad. ¡Yo invoco y saludo

     Tu presencia, oh, Ra-Hoor-Khuit!

 

Unidad plenamente desvelada

     Yo venero el poder de Tu aliento,

Supremo y terrible Dios

     Que haces temblar ante Ti,

Los dioses y la muerte.

     ¡Yo, yo a ti te adoro!

 

¡Muéstrate en el trono de Ra!

     ¡Abre los caminos del Khu!

¡Ilumina los senderos del Ka!

     ¡Los pasos del Khabs corren

para conmoverme o apaciguarme!

     ¡Aum! ¡Deja que me llenen!

 

38. Que tu luz esté en mí, y su llama roja sea una espada en mi mano para imponer tus designios. Haré una puerta secreta para establecer tu camino en todos los cuadrantes, (estas son las adoraciones, tal como está escrito), que dicen:

 

La luz es mía; sus rayos me consumen

     He fabricado una puerta secreta

Hacia la Casa de Ra y de Tum

     De Khepra y de Ahathoor.

Soy tu tebano, oh, Mentu,

     ¡El profeta Ankh-af-na-khonsu!

 

Por Bes-na-Maut mi pecho golpeo;

     Por el sabio Ta-Nech tejo mi hechizo.

¡Muestra tu esplendor estelar, oh Nuit!

     ¡Acógeme en tu Casa,

oh, alada serpiente de luz, Hadit!

     ¡Permanece conmigo, Ra-Hoor-Khuit!

 

39. Todo esto y un libro que cuente cómo llegaste hasta aquí, y una reproducción de esta tinta y este papel para siempre (pues en ellos está la palabra secreta y no únicamente en inglés) y tu comentario sobre este Libro de la Ley será impreso bellamente en tinta roja y negra sobre hermoso papel hecho a mano; y a cada hombre y mujer con los que te reúnas, tanto si comes como si bebes con ellos, habrás de darles esta Ley. Así tendrán la oportunidad de hacer suya esta dicha o no, lo mismo da. ¡Hazlo rápido!

 

40. ¿Y el trabajo del comentario? Muy sencillo: que Hadit, ardiendo en tu corazón, haga firme y veloz tu pluma.

 

41. Establece una oficina capitular en tu Kaaba: todo ha de hacerse correctamente y como si de un negocio se tratara.

 

42. Las ordalías has de revisarlas tú mismo, salvo las que sean a ciegas. No rechaces a nadie, pero debes reconocer y destruir a los traidores. Yo soy Ra-Hoor-Khuit, y tengo el poder de proteger a mis siervos. El éxito es tu prueba: no discutas, no hagas conversiones, ¡no hables demasiado! A todos los que traten de atraparte y derrocarte, atácalos sin piedad ni cuartel, y destrúyelos totalmente. Veloz como una serpiente, ¡date la vuelta y golpea! ¡Sé más mortífero que ellos! Arrastra sus almas hacia un espantoso tormento; ríe ante su temor ¡escupe sobre ellos!

 

43. ¡Que la Mujer Escarlata tenga cuidado! Si la piedad y la compasión y la ternura visitan su corazón, o si abandona mi obra para juguetear con viejas dulzuras, entonces conocerá mi venganza. Daré muerte a su hijo; alienaré su corazón; la alejaré de los hombres, y como una ramera rebajada y despreciada se arrastrará a través de las calles mojadas, y morirá de hambre y frío.

 

44. ¡Pero que se alce orgullosa! ¡Que me siga en mi camino! ¡Que su obra sea la obra de la maldad! ¡Que dé muerte a su corazón! ¡Que sea escandalosa y adúltera! ¡Que se cubra de joyas y lujosas prendas, y sea desvergonzada ante los hombres!

 

45. Entonces la elevaré a los pináculos del poder; entonces engendraré de ella un niño más poderoso que todos los reyes de la tierra. La llenaré de gozo, y con mi fuerza ella verá y acometerá la adoración de Nu: ella llegará hasta Hadit.

 

46. Soy el Señor guerrero de los Cuarenta: los Ochenta se acobardan ante mí, y son abatidos. Os llevaré a la victoria y al gozo: estaré en vuestros brazos en la batalla y os deleitaréis en la matanza. El éxito es vuestra prueba; y el coraje vuestra armadura. ¡Avanzad, avanzad con mi poder, y no deis la espalda por nada!

 

47. Este libro será traducido a todas las lenguas, pero siempre con el original en la escritura de la Bestia, pues en la forma imprevista de las letras y de sus posiciones unas con las otras, hay misterios que ninguna Bestia puede adivinar. Que no busque intentarlo; pero uno vendrá tras él, no digo de dónde, que descubrirá la Clave de todos ellos. Entonces esta línea escrita será una clave. Entonces este círculo cuadrado mal dispuesto será una clave también. Y Abrahadabra. Será su hijo, y lo será extrañamente. Que no indague sobre esto, pues de ahí solo salir mal parado.

 

48. Ahora este misterio de las letras ha terminado, y quiero ir al lugar más sagrado.

 

49. Me encuentro en una palabra secreta de cuatro letras, la blasfemia contra todos los dioses de los hombres.

 

50. ¡Malditos! ¡Malditos! ¡Malditos!

 

51. Con mi cabeza de Halcón pico en los ojos de Jesucristo, colgado en la cruz.

 

52. Bato mis alas ante el rostro de Mahoma y lo ciego.

 

53. Arranco con mis garras la carne del hindú y del budista, del mongol y del din.

 

54. ¡Bahlasti! ¡Ompehda! Escupo en vuestros crápulas credos.

 

55. Que la virgen María sea despedazada sobre las ruedas. ¡Que por ella todas las mujeres castas sean despreciadas entre vosotros!

 

56. ¡También por bien del amor y de la belleza!

 

57. Despreciad también a todos los cobardes; a los soldados profesionales que no se atreven a luchar, sino a jugar. ¡Despreciad a todos los necios!

 

58. Sin embargo los vivos y los orgullosos, los regios y los altivos, ¡sois hermanos!

 

59. ¡Luchad como hermanos!

 

60. No hay ley más allá de Haz tu voluntad.

 

61. Aquí llega a su fin la palabra del Dios entronizado en el asiento de Ra, iluminando los ceñidores del alma.

 

62. ¡Reverenciadme! Venid a mí a través de las tribulaciones de las ordalías, que son dicha.

 

63. Los necios leen este Libro de la Ley, y su comentario, y no los entienden.

 

64. Que pasen a través de la primera ordalía, que para ellos será como plata.

 

65. A través de la segunda, oro.

 

66. A través de la tercera, piedras de agua preciosa.

 

67. A través de la cuarta, chispas últimas y el fuego íntimo.

 

68. Sin embargo a todos les parecerá bello. Aquellos enemigos suyos que digan que no, son meros mentirosos.

 

69. Hay éxito.

 

70. Soy el de Cabeza de Halcón, Señor del Silencio y de la Fuerza. Mis nemes envuelven el cielo azul nocturno.

 

71. ¡Salve! ¡Oh guerreros gemelos que estáis sobre los pilares del mundo! Pues vuestra hora ha llegado.

 

72. Soy el Dios de la Doble Vara de Poder, la vara de la Fuerza de Coph Nia, pero en mi mano izquierda no hay nada, pues he aplastado el Universo, sin dejar rastro.

 

73. Pega las hojas de derecha a izquierda y de arriba a abajo, ¡entonces mira!

 

74. Hay un esplendor en mi nombre oculto y glorioso, igual que el sol del mediodía es siempre el hijo.

 

75. El final de las palabras es la Palabra Abrahadabra.

El Libro de la Ley está Escrito. Y Oculto.

Aum.

Ha.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
Copyright © 2015-2018 Pyramidos Clerk House. Todos los derechos reservados