ATU XIII - LA MUERTE

 

Sendero de Nun

 

En este Atu aparecen las tres formas de Escorpio (el signo atribuido a este Sendero): el Escorpión, la Serpiente y el Águila. Esta "muerte" representa aquí el cambio en sí mismo, lo cual es sin duda "paradójico", ya que la muerte en sí tiene siempre carácter definitivo, pero ahí está precisamente el sentido de todo esto. Sea como sea, concebida como "fase", simbólicamente o no, parte de su doctrina está en esas "tres formas" aquí representadas: la muerte necesaria o fatalista del Escorpión, que se clava el aguijón dándose muerte a sí mismo cuando se ve rodeado por el fuego; las fases alternas de la vida y la muerte representadas por el movimiento de la Serpiente; y la sublimidad absoluta del Águila, que contempla todos estos procesos desde arriba, sin ser afectada por ellos.

 

Esta carta bien podría simbolizar la fase final del Nigredo de la Primera Orden, enlazando ya con el Albedo de la Segunda, en Tiphareth. En este sentido, la corona que lleva el esqueleto es la corona egipcia de Osiris, quien en la iniciación de grado Neófito en el nuevo Eón (en la A∴A∴) se da muerte a sí mismo en Malkuth, como inicio de la primera fase de la Iniciación, mientras que en el antiguo Eón era una instancia exterior al iniciado la que otorgaba la iniciación, con todo lo que esto implica.

 

La guadaña es un símbolo claramente saturniano, si bien Escorpio está regido por Marte, del que no hay indicios aquí salvo por la postura "activa y guerrera" del esqueleto. El color negro del esqueleto, así como el de la corona, son símbolos saturnianos igualmente. La conexión con el Sephirah de Binah y con la "muerte" de la individualidad necesaria para acceder a él, se hace también patente por el número de Nun (la letra correspondiente a este Sendero), cuyo valor numérico es 50, el número de las llamadas "Puertas de Binah", por las que se accede a dicho Sephirah. Esas pequeñas "almas" que figuran en la representación bien podrían representar la parte briáhtica del alma: la parte individual que se dice "sobrevive" tras la muerte y se reencarna.

 

Los "hilos" que parece tejer la muerte en progresión espiral podrían corresponder al Karma, al que Crowley se refiere con esta misma metáfora de los hilos y el telar, en el Libro 4. El Karma es de hecho más propiamente característico de la segunda tríada (correspondiente al Mundo de Briah), y aquí lo vemos conectado con la tríada de la personalidad por medio del cambio y la "muerte". La doctrina thelémica de que cada acto es una "pequeña muerte", y que el cambio y el dinamismo incesantes son necesarios para la vitalidad en todos los sentidos, encaja aquí con la representación de la muerte que "se da muerte a sí misma".

 

El Pez de la imagen representa la letra Nun (que significa "pez"), atribuida a este Sendero. Siendo Escorpio un signo de Agua, podemos ver aquí de nuevo el simbolismo del pez pescado por Tzaddi (que significa "anzuelo", ver Atu IV), lo que en el contexto particular de esta carta implica a la muerte como Iniciación, la cual no es más que un tipo de "cambio" o progreso "espiritual" (a falta de una palabra mejor) dirigido y encauzado por la Voluntad.

 

Las flores de opio de la parte de abajo simbolizan el "sueño de la muerte", y quizá cierta indiferencia hacia los asuntos de la vida, cierto "desapego", ya sea bien por medio del opio o de la muerte en sí, como cuenta la gente que ha estado muy cerca de la muerte y ha vivido para contarlo. Esto se relaciona con el desapego necesario para trascender la Esfera de Netzach, sede de las emociones, inclinaciones, instintos, reactividad, etc.

 

Este Sendero conecta a Netzach con Tiphareth, o sea con el núcleo o esencia de la individualidad. La muerte como tal tiene aquí un significado muy preciso: para comulgar con esa núcleo de la individualidad, hay que trascender y evitar identificarse con las pasiones y apegos propios de nuestra personalidad. Si el contacto de éstas (de Netzach) con la razón y el intelecto (Hod) ocasionaba la guerra y la desintegración de ambas (ver Atu XVI), aquí su trascendencia en Tiphareth se da por medio de "la muerte": el cambio necesario o el "pasar página", por decirlo de alguna forma.

 

Este Sendero, junto con el de la letra Ayin (Atu XV), componen la fórmula ON: el Padre Sol, correspondiente al pilar de la vida (Ayin) y al de la muerte (Nun), respectivamente. Esta es la "vida y la muerte" que el Adepto ha de trascender accediendo a Tiphareth y al Mundo de Briah, a esa "vida que hay más allá", y en definitiva un resumen de toda la labor iniciática a llevar a cabo en Tríada inferior. El valor númerico de ON es igual al de la palabra Samekh (120), Sendero del Pilar Central que une también con Tiphareth (ver Atu XIV). Ver Apuntes sobre la Fórmula ON para más detalles.

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Pyramidos 671. Todo el material de Aleister Crowley tiene © Ordo Templi Orientis