ATU IX

 

Sendero de Yod

 

Este Atu representa la forma más pura del Padre y de Mercurio por debajo del Abismo. Su colocación en este Sendero es vital para entenderlo, conectando la estructura y génesis del Karma, Chesed, con el centro regente de la individualidad, que define y caracteriza todo el conjunto de la psique, Tiphareth. Y Tiphareth es el Hijo del Tetragrammagon (la letra Vav), por lo que este Atu implica esta relación: la existencia en sí misma o génesis de la individualidad; en cierto sentido, el Hijo indistinguible del Padre en cuanto causa y efecto; el Karma u origen de la encarnación, conectado de nuevo aquí con la esencia de la individualidad y no con la tríada inferior de la personalidad, como ocurría en el Atu anterior.

 

Este Sendero corresponde a la letra Yod, puede verse de hecho que la misma figura del Ermitaño tiene forma de Yod. En el Tetragrammaton, la Yod está atribuida al Sephirah de Chokmah, aunque también en parte a Kether, al que se le atribuye la Lámpara mágicka, si bien aquí, por debajo del Abismo, vemos al Hijo en ella (el Sol = Tiphareth), que debido a su consanguineidad con el Padre participa de su misma esencia. Esto se relaciona con el hecho de que el Ágape entre el Padre y la Madre tiene de algún modo raíces Supernas, algo de "Voluntad Superna" escrita en él. El cuerpo de la Yod está en Chokmah, el Padre o Logos Universal en su forma activa: el Mercurio Universal (y este Sendero está atribuido a Virgo, regido por Mercurio). Los múltiples haces de luz que desprende la Lámpara aleatoriamente sugieren el CAOS de Chokmah o del Padre Superno: la indiferenciación total de esa energía mercurial, antes de que la Gran Madre en Binah pueda haberla absorbido en su seno, dándole así forma y estructura. Hay teorías sobre cómo cada la procedencia y el destino de cada haz de luz tiene un significado simbólico preciso, pero nos abstenemos de especular al respecto.  

 

La inclinación del Ermitaño sobre el Huevo Órfico (aquí con un fondo azul, color propio de Júpiter/Chesed), como "adorándolo", tal como apunta Crowley en el Libro de Thoth, sugiere que este Huevo está por encima, quizá en la misma punta de Kether (punta superior de la Yod), lindando con los Velos Negativos de la existencia, si bien en el contexto de este Atu todo esto ha de interpretarse a una escala inferior y centrada en el Microcosmos: el Hijo en Tiphareth. El Huevo es la esencia de la vida y la individualidad, hermafrodita en sí misma, relacionada con Harpócrates y con el Atu 0 (El Loco). Es el origen a la vez que el final, y el Ermitaño es su sirviente, su implantador. Es por esto que se dice que es el alma del Hijo la que decide encarnarse en la manifestación por medio de sus padres, que son sólo los sirvientes escogidos para tal fin.

 

El trigo del fondo resalta el carácter de fertilidad de este Atu. El espermatozoo va aún más allá, representando la parte más sutil e indivisible del engendramiento. El perro de tres cabezas es Cerbero, el Perro Lunar de Hécate, y sus collares pueden significar que ha sido domado, que las bajas pasiones (usualmente representadas por medio de perros o animales, como ocurre en el Liber AL) no tienen pie aquí, tratándose de un tipo de sexualidad sagrada. En este sentido, la "virginidad" de Virgo, signo a que está atribuido este Sendero, implica cierto sentido "paradójico", como es usual. Esto tiene que ver tanto con la purificación de las "bajas pasiones" de Cerbero, como con la esencia inmutable e inviolable del Huevo Órfico o esencia primordial. Siguiendo con el símil del simbolismo de la carta, cada Espermatozoo (cada nueva alma) es totalmente virgen hasta que encuentra el óvulo, e incluso entonces lo sigue siendo, dando continuación a un ciclo de vida ininterrumpido, parte de la consanguineidad inherente a toda la creación. La "ocultación" propia a que está atribuida el Ermitaño se relaciona en parte con dicha virginidad, relacionada con el carácter de independencia viril de toda mónada individual por el mismo hecho de serlo.

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Pyramidos 671. Todo el material de Aleister Crowley tiene © Ordo Templi Orientis