LAS TRADUCCIONES AL ESPAÑOL DE ALEISTER CROWLEY: UN BOCETO DE CANON

 

por Javier Calvo

 

      Hay factores obvios que han perjudicado la calidad de las ediciones en español de Aleister Crowley. El principal es que nunca (o casi nunca) ha contado con la edición de calidad, la atención al detalle y el cuidado de la traducción que se practican en las editoriales literarias. Tradicionalmente, los estándares de traducción en las editoriales españolas especializadas en ciencia oculta han sido bajísimos. Esto, por supuesto, ha sido fatídico en el caso de un autor difícil como Crowley. Ése es el otro gran factor: la obra de Crowley es legendariamente compleja, tanto conceptual como formalmente, con un idioma a caballo entre lo arcaico, lo vanguardista y lo hermético, cuyo autor muy pocas veces se molestó en ser explicativo o poner sus ideas al alcance de un público exotérico. El traductor ideal de Crowley debería estudiar antes a fondo su obra, y posiblemente también conocer la tradición de comentario thelémico a los textos del fundador. En cualquier caso, desde un punto de vista puramente literario, Crowley es un autor que no plantea unas dificultades de traducción menores a las que puede provocar un Hölderlin, o un Joyce, autores para los que todos estamos de acuerdo en que se necesitan traductores literarios experimentos y altamente competentes.

 

      Estas circunstancias han provocado que, cuatro décadas después de que empezara a publicarse en español, Crowley no tenga un canon de traducciones propiamente dicho. A menudo el lector en español solamente ha podido acceder a versiones muy empobrecidas de sus textos, con errores de comprensión, imprecisiones conceptuales y problemas de todo tipo. Esto se ha acentuado con la llegada de Internet, que ha traído una proliferación de “traducciones” amateurs que no merecen ninguna consideración y solamente contribuyen a desvirtuar la obra crowleyana.

 

      A falta de ese canon de traducciones, presento aquí las ediciones existentes en español que sí merecen atención y permiten acceder a la obra del profeta de Thelema. La esperanza, por supuesto, es que la lista pueda ampliarse pronto.

 

1) El continente perdido y otros ensayos (Valdemar ediciones, 2001, traducción de José Francisco Ruiz Casanova).

 

 

Posiblemente la mejor edición introductoria a la obra de Crowley que se ha hecho en nuestro idioma, y además a cargo de uno de los grandes traductores literarios al español de las últimas décadas. Aunque la selección de textos de Frank G. Rubio tiene que enfrentarse con el desafío casi insuperable de recoger en 300 páginas una selección representativa que además sirva de introducción al autor, curiosamente la meta se alcanza a base de evitar la obviedad y seleccionar en base a la calidad intrínseca de los textos, a menudo acudiendo a escritos “raros” y menores. El criterio del antólogo es “hacer todo lo posible por mostrar la pluralidad de intereses de Crowley en el campo ensayístico” y “escoger ensayos que sean fácilmente comprensibles para un lector de cultura general que no posea conocimientos especializados sobre magia y disciplinas afines”. Así pues, los libri o textos sagrados están representados por Liber Oz, Liber AL o Liber CL, acompañados de otros textos clásicos como el Capítulo 49 de las Confesiones. Sin embargo, hay otros textos muy poco conocidos, ensayos de juventud, escritos sobre drogas, magia ceremonial o hasta crítica literaria y periodismo. En general, es una excelente visión de conjunto para el lector profano. El prólogo de Frank G. Rubio también es muy recomendable.  

 

2) El testamento de Magdalen Blair (Siruela, 1992, traducción de José Francisco Ruiz Casanova)

 

 

Nuevamente traducida por Ruiz Casanova, esta cuidada y bonita edición de Siruela es un excelente acercamiento a la faceta narrativa de Crowley. Aunque el título es distinto, se trata de una traducción de The Stratagem and Other Stories, la colección de relatos más famosa de Crowley, publicada por primera vez en 1929 y defendida en su momento por Joseph Conrad. Los tres relatos aquí incluidos (“La estratagema”, “El testamento de Magdalen Blair” y “Su pecado secreto”) son de lo mejor de la producción narrativa breve de Crowley, y aunque en general su extensa producción de relatos fantásticos y de misterio es bastante desigual, estos textos tienen su lugar en cualquier antología de narrativa fantástica eduardiana, además de tocar (aunque sea tangencialmente) temas de ciencia oculta que interesarán a los lectores de esta disciplina. El cambio de título resulta bastante razonable en el sentido de desplazar el peso a la más extensa y mejor de las tres narraciones, mientras que el título original atendía más bien a la fama que obtuvo en su momento “La estratagema”. En el momento en que escribo esto, sé que la editorial Valdemar se está planteando publicar una colección más extensa y ambiciosa de las narraciones fantásticas de Crowley.

 

3) Rodin en verso (Igitur, 1999, traducción de José Francisco Ruiz Casanova)

 

 

La tercera y última de las traducciones de Ruiz Casanova, sin duda el mejor traductor que ha tenido Crowley al español, es una obra sin duda menor, y aunque posiblemente no sería el libro que la mayoría de editores elegirían para representar la poesía de Crowley, en última instancia es posiblemente el único ejemplo de poesía crowleyiana bien traducida al español. Como mucha poesía de la primera época de Crowley (Rodin in Rime es de 1905, del mismo periodo que obras superiores como Rosa Mundi o Snowdrops from a Curate’s Garden), es más accesible, aunque bastante menos madura y ambiciosa que colecciones como The Book of Lies, escrita cuando ya se estaba publicando The Equinox. En todo caso, el libro también da fe del diálogo artístico entre Rodin y Crowley, una relación bastante interesante y poco explorada. La edición es bonita, y da fe del gusto y la poética de Igitur, una editorial que por desgracia no duró mucho pero fue bastante exquisita. La única pega que se le podría poner es que en sus ediciones en inglés, Rodín in Rime solía publicarse como un libro de arte, haciendo mucho hincapié en las litografías de Rodin. La edición original fue una plaquette editada por el propio Crowley en 1907. A cambio, la edición española tiene muy buen prólogo de Ángel Crespo y epílogo del traductor.

 

4) Ocho lecciones de yoga (Melusina, 2009, traducción de Albert Fuentes)

 

 

Mucho cuidado con este libro, que podría parecer una obra menor por su tamaño y por el hecho de ser una transcripción de una serie de conferencias de Croley sobre el yoga, pero no lo es ni mucho menos. Se trata de una obra de madurez, originalmente publicada por la OTO en 1939, y un libro fascinante que ilumina uno de los aspectos fundamentales de Thelema. Escrito en el tono jocoso y “salvaje” de la obra última de Crowley, es una excelente elección por parte de los editores, ya que también es una obra muy accesible. Sus páginas aúnan magistralmente sabiduría con humor, como puede verse en el mismo título de las secciones, “Yoga for yahoos” y “Yoga for yellowbellies”, bien traducidas aquí por “Yoga para catetos” y “Yoga para gallinas”. Como dijo el ocultista Israel Regardie, autor de una edición posterior de estas Eight lectures en los años 60, lo que es este libro en realidad es una continuación de la primera parte de Book Four, la obra capital de Crowley en materia mágica. Ésta es también la última traducción que se ha hecho en España de la obra de Crowley, y espero que presagie más incursiones de editoriales literarias.

 

5) Los textos sagrados de Thelema (Edaf, 1988, traducción de Felicitas de Fidio)

6) El libro de la ley (A. Rosenberg & R. Rita Editores, Montevideo, 1982 traducción de Josefina Ayerza)

 

 

Éstas son entradas especiales de la lista, por el hecho de ser las únicas traducciones históricas autorizadas por la OTO, y por consiguiente canónicas en el sentido literal para propósitos ceremoniales y litúrgicos. La traducción de Felicitas de Fidio, seudónimo de una autora de traducciones de esoterismo y espiritualidad en la década de 1980, no es sobresaliente ni mucho menos. Sin embargo, presumiblemente fue contrastada dentro de la orden para aprobar su contenido doctrinal. La edición es una traducción de la excelente antología The Holy Books of Thelema, de mediados de los 80, una selección que hicieron Grady McMurtry y Bill Breeze, Jefes Exteriores de la OTO sucesivos desde los 60 hasta la actualidad, y que reúne quince libros sagrados de Clase A, esenciales para la formación del adepto thelemita, algunos tan centrales como Liber AL, Liber VII, Liber LXV o Liber Tau, además de un prólogo de McMurtry y apéndices prácticos para el adepto. Se trata, básicamente, de una de las ediciones más populares y mejor cuidadas de la obra mágica de Crowley. La autorización de la edición española ha supuesto que haya sido una herramienta usada por logias y cuerpos locales de la OTO en español. Hoy en día, sin embargo, está descatalogada y es bastante difícil de encontrar, aunque todavía se vende en algunas librerías de viejo. También fue autorizada por la OTO la traducción de Josefina Ayerza, ocultista y cabalista muy activa en la década de los 70 y primera mitad de los 80 en Argentina, también miembro de la Golden Dawn. Aunque más tarde Ayerza se dedicaría al psicoanálisis lacaniano y la crítica de arte, campos en los que hoy en día es una autoridad internacional, su traducción del Liber AL es la canónica dentro de la orden, fue incluida dentro de la edición de los Textos sagrados y es, que yo sepa, la primera traducción del Libro de la ley o de cualquier obra de Crowley al español.

 

     Fuera de las que he presentado más arriba, lo recomendable es que el lector evite el resto de traducciones al español de Crowley. Diversas editoriales de ocultismo han publicado versiones muy depauperadas de sus obras, que no solamente no hacen honor a su estilo, sino que en la mayoría de casos apenas se entienden. Así, por ejemplo. Luis Cárcamo publicó El Libro de Thoth (1985) y Magia(k) en teoría y práctica (1986) y ha hecho ediciones posteriores de ambas obras. Humanitas, posiblemente la peor representante de este tipo de ediciones, ha publicado entre otras Gematría, Hija de la luna, El libro de la ley, El libro de las mentiras, Libro 4, Sepher Sephirot y 777. Ninguna de estas ediciones merece consideración, y solamente hay que esperar que en el futuro las obras mayores de Crowley se traduzcan y se editen de forma digna como las de cualquier otro artista literario moderno.

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Pyramidos Clerk House