ATU X - FORTUNA

 

Sendero de Kaph

 

 

Conecta Yetzirah con Briah

Netzach 7 / $ --- Chesed 4 / & / C

Pilar de la misericordia - Pilar de la misericordia

 

Letra k (Kaph: Mano, o capacidad de asir con la mano) - Valor numérico 20 

Atribución - &

 

32 Senderos de la Cábala - La Inteligencia de lo Deseado

Título del Atu (777 Columna CLXXX) - El Niño de las Fuerzas de la Vida

Designación (777 Columna CLXXXI) - Una rueda de seis rayos, que hacen girar la Tríada de Hermanubis, la Esfinge, y Tifón

 

Tarea en la A∴A∴ - Grado Adeptus Major 6=5: "La comprensión y uso de la Revolución de la rueda de la fuerza bajo sus tres formas sucesivas: Radiación, Conducción y Convección (Mercurio, Azufre y Sal; o Sattvas, Rajas y Tamas), con sus naturalezas correspondientes en otros planos" (Una Estrella a la Vista)

"La evocación de los Poderosos" (Liber Viarum Viae)

 

***

 

Este Sendero conecta la esfera de la memoria, o función estructural del Yo (Chesed), con la esfera del deseo, o función dinámica de la mente (Netzach). Esto representa la relación entre la encarnación que determina y caracteriza la naturaleza del individuo, y la pulsión de la vida y los deseos de la personalidad yetziráhtica.

 

Un desequilibrio aquí implica dejarse llevar por los deseos y eventos de la vida que no correspondan con la Voluntad única del individuo. En cambio, un ajuste conlleva el enfoque firme en esa Voluntad, adaptándose flexiblemente al mismo tiempo a la dinámica de los eventos. Representa la búsqueda del centro de la Rueda arquetípica de este Atu, alejándose de la influencia de las impresiones cambiantes de la vida que dan vueltas en su circunferencia. Ese centro es el mínimo común denominador de la Voluntad del individuo: el origen y propósito de su encarnación presente.

 

La encarnación está relacionada con Júpiter, planeta asignado a este Sendero, que representa ley y estructura. El Atu por su parte representa el azar, cosa que podría parecer paradójica estando asignado a Júpiter, pero el componente azar es absolutamente necesario para dar definición y estructura a cualquier cosa, ya que la dinámica y el movimiento a que está sujeto ese azar son condiciones imprescindibles para la formación de cualquier microcosmos o estructura particular (1).

 

Esta es la carta más marcadamente anti-determinista de la baraja. Se trata de la Rueda de la Fortuna (algo sugerido por la cuña en forma de V insinuada en su interior), el principio de incertidumbre, el caos de los sistemas, etc. Como Crowley apunta en relación al karma en el Libro 4, uno no puede saber nunca qué deudas están por saldar, y mientras trabaja en sus asuntos con pleno control, una fuerza desconocida puede estar avanzando desde la nada para destruirle. Pero puesto que tales fuerzas no pueden realmente salir de la nada, y el karma exige un ajuste preciso de la totalidad y de cada elemento (ver Atu VIII), es aquí donde encajan las teorías de la reencarnación, el karma de vidas pasadas, etc, necesarias para que la naturaleza del individuo adquiera sentido y cohesión en su encarnación o estado presente (2).

 

La Rueda, símbolo principal de este Atu, representa la dinámica estructurada a que está sujeta toda la creación, necesaria para el azar en sí y por lo tanto para la existencia. Por ello las tres Gunas hindús están dispuestas en esta Rueda, simbolizando las fases alternas por las que todo transcurre. Están Tifón/Apofis como Tamas (oscuridad, inercia, ignorancia), el Mono de Thoth como Sattvas (lucidez, calma, inteligencia), y la Esfinge como Rajas (energía, actividad, empuje). Las Gunas representan no sólo aspectos dinámicos sino también del ser, en tanto el ser sólo puede ser concebido por su dinamismo. Corresponden del mismo modo con los tres elementos alquímicos: Sal, Mercurio, y Azufre respectivamente.

 

Esta representación del ciclo estructurado por el que transcurre toda la existencia en la forma arquetípica de una rueda puede encontrarse en diversos símbolos a lo largo de la historia: la Rueda del Dharma, la Rueda del Zodíaco, la Rota de los alquimistas, etc. El mismo TARO (Tarot) es un anagrama de ROTA (Rueda), TORA (Ley), TROA (Puerta), etc. Este Atu es de hecho el Triunfo central del total de 22 cartas, en torno al cual se estructuran el resto. En relación con esto, la Rueda tiene diez radios, y la estrella que aparece en su eje tiene diez puntas igualmente, por los diez Sephiroth, simbolizando con ello el dinamismo a qué está sujeta toda la creación.

 

Kaph, la letra atribuida a este Sendero, significa "mano" (o más bien la capacidad de asir con la mano), y por ello hay una mano representada en la Rueda. La palabra Kaph deletreada por entero (Kaph + Peh) da 100, el valor de la letra Qoph, que cobra un significado relevante (ver Atu XVIII). De forma parecida, la letra Yod significa "mano" igualmente, y deletreada por entero (Yod + Vau + Daleth) su valor es 20, el valor de Kaph. Yod es de hecho el centro de la Rueda que el iniciado trata de alcanzar (ver Atu IX) (3).

 

***

 

1 - En este sentido, es debido precisamente a que nadie elige su nacimiento ni las condiciones de su encarnación, que ese factor de azar viene implícito en su misma existencia e individualidad. Esta es la razón por la que Júpiter es considerado un planeta benigno. Aquí la naturaleza (en un sentido general) no tiene en cuenta el sentido de justicia humano: la idea elitista de que es mejor nacer con un carácter o unas condiciones determinadas, o ser de un modo u otro en particular, sino que tiene en cuenta únicamente la pura existencia. En este sentido, Júpiter es claramente el rey generoso con que se lo representa comúnmente, que reparte el don de la vida indiscriminadamente entre sus súbditos.

 

2 - Ver el capítulo sobre la Memoria Mágica en el Magia(k) en Teoría y Práctica.

 

3 - En relación a esto, considerar este verso del Libro de la Ley, II:7 - "Soy el Mago y el Exorcista. Soy el eje de la rueda, y el cubo del círculo. "Venid a mi" son palabras necias, pues yo soy el que voy."

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Pyramidos Clerk House